Podemos llegar con nuestro vehículo hasta el aparcamiento habilitado a pocos metros del centro de visitantes y, seguir a pie la senda que asciende hasta la cima.

 

El recorrido de unas 2h y 30 min de duración comprende una sala de exposiciones y el Centro de Interpretación donde podremos ver un documental sobre el ecosistema del Peñón de Ifach.

El primer tramo que llega hasta el túnel de unos 30 m (construidos en 1918 para poner  fin a las peligrosas escaladas) discurre por una senda bastante regular en la que encontraremos dos miradores; el de Poniente y el de EL Botánico Cavanilles, con preciosas vistas sobre las playas y calas de poniente. Entre lavandas y pinos que crecen de manera casi horizontal por efecto del viento atravesamos los restos del poblado ibérico (S. IV a.C.).

Por el interior del túnel acondicionado con maromas de cuerda para evitar resbalones, llegamos a la parte de Levante, donde encontramos esparto, romero, sabinas y enebro. En este momento se estrecha la senda y se inicia un tramo más complicado por la pendiente y el relieve que nos lleva hasta la cima y que merece la pena recorrer para tener la sensación de tocar el cielo con la mano y disfrutar de las espectaculares panorámicas sobre el Mediterráneo que en los días más claros alcanza hasta la isla de Ibiza.